lunes, 13 de agosto de 2012

Procesan ‘purga’ en el PAN contra Gonzalo Fócil



En tanto, el Congreso local se convierte en paño de lágrimas de los diputados que no lograron consolidar su proyecto político 

Luis Enrique Martínez / luisenriquemarh@hotmail.com



Aunque prácticamente perdió todo en la elección concurrente del domingo 1 de julio, la dirigencia estatal del Partido Acción Nacional (PAN) opera una limpia interna cuyo principal objetivo es desafiliar a Gonzalo Fócil Pérez.
El ex candidato a presidente municipal de Centro está en la lista negra de quienes presuntamente promovieron el voto en contra del partido que se mantuvo como tercera fuerza política estatal pero con el Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano a la caza.
La purga al interior del PAN es promovida por el dirigente estatal Jorge Luis Ávalos Ramón, quien en pleno proceso electoral protagonizó el escándalo mediático que removió la frágil estructura de la derecha local.
Según el cuestionado dirigente panista, el proceso de expulsión incluye a una docena de militantes de un padrón de activos no mayor de seis mil y otro tanto de adherentes. No menciona nombres de los presuntos “traidores”, pero por diferencias personales es probable que la lista la encabece Fócil Pérez.
La debacle del PAN no sólo en el ámbito local sino en la elección presidencial —con Josefina Vázquez Mota como candidata no sólo perdieron la presidencia que ganaron en 2000 y 2006 sino que cayeron al tercer lugar como fuerza política nacional— llevará al desempleo a más de dos mil empleados con militancia panista en cerca de 40 delegaciones federales.
Tan sólo en la representación de la Sedesol es probable que a partir de enero del próximo año queden desempleados medio centenar de colaboradores de primer nivel. La lista incluye a la delegada Gabriela Tello Maglioni, quien el pasado fin de semana anunció su retiro de la plaza a fin de año.
De acuerdo a la todavía funcionaria federal, en esa dependencia laboran alrededor de 200 trabajadores de los cuales cerca de un 10 por ciento cobran por honorarios o como personal de confianza. Son los que no tienen la protección del servicio civil de carrera con el cual la burocracia federal está blindada contra cualquier despido laboral.

NÚMEROS
En los primeros 12 años de la centuria 21, Acción Nacional registra altibajos electorales en Tabasco. La más alta calificación ciudadana la obtuvo por el “efecto Fox” de 2000 cuando captó más de 60 mil votos. Años después, el electorado le dio la espalda.
Basta una revisión de las estadísticas electorales de los comicios posteriores a ese año para ubicar la disminución de una fuerza política que al igual que el Partido de la Revolución Democrática (PRD), también creció con defecciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI). En este caso, destacan las adhesiones de Juan José Rodríguez Prats en 1994 y José Antonio de la Vega Asmitia en 2000.
El municipio de Centro es la muestra fehaciente de la caída al vacío: con el ex priista Ariel Cetina Bertruy, el PAN captó 33 mil 300 sufragios en la elección de presidente municipal en 2003. Esa contienda la ganó Florizel Medina Péreznieto con 66 mil 833 votos, alrededor de 13 mil más que lo obtenido por el perredista Adán Augusto López Hernández.
Tres años después, en 2006, la candidatura de Armando Padilla Herrera dejó al PAN en un rezagado tercer lugar con 6 mil 771 votos en la contienda por la alcaldía de Centro que ganó apretadamente el candidato priista Evaristo Hernández Cruz al perredista Fernando Mayans Canabal.
La tasa electoral panista tocó fondo en 2009 cuando la postulación de Carlos Alberto Valenzuela Cabrales tan sólo le dio 4 mil 937 sufragios. Una vez más la contienda la ganó el PRI con Jesús Alí de la Torre. El segundo lugar correspondió de nuevo a Fernando  Mayans Canabal.
Y en el proceso electoral reciente, en los comicios de este verano, la candidatura de Gonzalo Fócil Pérez subió el apoyo electoral pero los más de diez mil votos captados fueron insuficientes para preocupar a los candidatos del PRD y PRI.
En la elección presidencial de 2012, Vázquez Mota recibió 59 mil 873 votos, en tanto que Enrique Peña Nieto 323 mil 550 y Andrés Manuel López Obrador 600 mil 819 sufragios.
Y a pesar del “fenómeno mediático” que intentó ser Gerardo Priego Tapia, en la elección de gobernador Acción Nacional quedó detrás de las coaliciones Movimiento Progresista y Compromiso con Tabasco: sólo registró 47 mil 091 votos.
Asimismo, la contienda concurrente del domingo 1 de julio puso al PAN en un distante tercer lugar pues en los comicios por las alcaldías no pudo retener las que había ganado en 2009 —Balancán y Emiliano Zapata— y, por si fuera poco, en la elección de diputados perdió dos de las tres curules que aún mantiene en el Congreso estatal.

EL ADIOS
Las caras largas y adustas de los diputados Javier Calderón Mena y Alberto de la Cruz Pozo contrastaron con la inocultable felicidad de Juan Francisco Cáceres de la Fuente que, a diferencia de sus correligionarios, proseguirá su carrera política como diputado federal a partir del próximo 1 de septiembre.
El ex candidato a gobernador del PAN en 2006 fue de los pocos militantes de ese partido que salieron airosos en el proceso electoral pasado, ya que la mayoría de candidatos recibieron el rechazo ciudadana en las urnas.
Por ejemplo, el pesimismo embargó a De la Cruz Pozo y Calderón Mena en el primer periodo extraordinario del Congreso local que Cáceres de la Fuente vivió como sus últimos días en ese recinto, pues, al igual que la perredista Claudia Elizabeth Bojórquez Javier, a más tardar en esta semana pedirá licencia definitiva para incorporarse a la 62 Legislatura al Congreso de la Unión.
Esta es la crónica del adiós de Cáceres de la Fuente a la 60 Legislatura al Congreso local:
Todavía no concluía el periodo extraordinario y ya algunos diputados develaban el motivo original de su convocatoria: “Es para que digan que estamos trabajando…”.
Y así fue porque después que se eligió la mesa directiva para la asamblea pública que duró dos horas con 55 minutos, la diputada Marcela de Jesús González subió a las gradas a ponerse a la orden de los invitados especiales que se encontraban en las primeras filas de la columna de la izquierda del auditorio.
Entre ellos, algunos magistrados y jueces del Poder Judicial y el procurador General de Justicia, Gregorio Romero Tequextle, quienes abandonaron el lugar mucho antes de la clausura de la sesión que concluyó a las 14:40 horas.
La presidenta de la Junta de Coordinación Política del Congreso estatal no pudo despedirlos por atender el desahogo de los doce puntos de la orden del día que, previamente, aprobaron los 33 diputados presentes. Se justificaron las faltas de Lorena Beaurregard y Miguel Ángel Moheno.
Mientras afuera —y también en el interior por la filtración de agua— del Palacio Legislativo llovía como efecto del huracán “Ernesto”, en el salón de pleno algunos legisladores hacían observaciones y adecuaciones a los seis dictámenes que, posteriormente, fueron aprobados sin ninguna discusión de por medio.
“Hay iniciativas importantes como la Ley de Adquisiciones que sí justificaban un periodo extraordinario como este que se convocó sólo para enfrentar a quienes dicen que no estamos trabajando”, confió Juan José Martínez.
Salvo las ausencias de los legisladores citados, la mayoría acudió a la convocatoria de la también coordinadora de la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI). De paso, la reunión sirvió para el reencuentro de algunos protagonistas de la elección homologada —por la mayoría priista— del domingo 1 de julio.
Así, el recinto legislativo fue el paño de lágrimas de los derrotados y el pódium de los vencedores. En la lista aparecían quienes cayeron en las filas partidistas como Fernando Morales, Fernando Valenzuela, Armando Beltrán, Lucinda Domínguez, Juan José Peralta, Aurora Piñera, Óscar Castillo, “Chin Chun Chao” Córdova, Manuel Antonio Ulín y…
Aquellos que cayeron por el voto ciudadano en las urnas: Armando Beltrán, Bernardo Barrada, Fernando Enrique Gómez, Alberto de la Cruz Pozo, Javier Calderón…
Y por el lado de los ganadores, acudieron a la cita Claudia Elizabeth Bojórquez y Juan Francisco Cáceres. Ambos serán diputados federales a partir del 1 de septiembre.
En el fondo, quizá este pudo ser otro motivo de la convocatoria al periodo extraordinario: despedir a quienes a más tardar el 15 de agosto deben pedir licencia definitiva al Congreso local para incorporarse, por los próximos tres años, a la nómina del Congreso de la Unión.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada